No, la serotonina no es una fruta exótica. Es una hormona que, además de ponernos de buen humor, nos quita el hambre. Descubre cómo aumentar sus niveles modificando un poco tu alimentación y algunos hábitos.

Alimentos que te dan buen rollo

Te preguntarás qué relación hay entre ver el vaso medio lleno y comerte un bollo de más o de menos. Pues la respuesta puede estar en la serotonina, la responsable de que tengas más o menos hambre y de que te sientas saciada o no después de comer.

Pescado azul

La caballa, el arenque, el atún, el salmón y las sardinas son pescados ricos en omega 3, un ácido graso esencial que se relaciona con una mayor producción de serotonina. Hay estudios que han probado que en los países en los que se consumen mayores cantidades de aceite de pescado, que es rico en omega 3, existen menos casos de depresión.