Seguir una alimentación saludable no sólo requiere obtener toda la energía y calorías que nuestro cuerpo necesita sino que se trata de dar a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita.

Estudios realizados demuestran que el 19,3% de la población comprendida entre 1 a 24 años sólo desayuna un vaso de leche, que un 56% acompañan el vaso de leche con hidratos de carbono y tan sólo un 7,5% comen un desayuno equilibrado compuesto por leche, fruta e hidratos de carbono.

Quizás es que nuestro ritmo de vida hace que acompañemos nuestro día de malas costumbres que al final se vuelven rutina y hasta se ve normal. Pero no es correcto ya que hemos podido comprobar que el desayuno es la comida más importante del día para tener la energía suficiente para poder combatir el día a día sin decaer.

Y es que tan sólo se trata de reeducarnos y aprender que un desayuno puede cambiar, que no es una cosa aburrida y que planeando el día un poco mejor, podemos hacerlo perfectamente.

Muchas son las alternativas que existen para poder variar nuestros desayunos durante la semana. Podemos consumir bebidas vegetales, y es que hoy en día no sólo existe la bebida de soja sino que cada día aparecen nuevas bebidas que nos hacen no aburrir aquello llamado “no leche”. Bebida de Kamut, de Arroz, de Avena, de Almendras…

Además podemos cambiar el vaso de leche por un yogurt o queso. Así como los cereales los podemos tomar en forma de pan, de galletas o incluso de copos. Las piezas de fruta, esenciales para aportar a nuestro cuerpo los minerales necesarios varían en función de la estación del año y las podemos mezclar con nuestro yogurt o simplemente preparar un buen zumo o batido.

Podemos preparar buenos batidos de frutasmuesli cómo tentempié durante el día, unas galletas de cereales e incluso batidos de frutas y cereales. Ha llegado el momento de innovar de buena mañana y convertir un simple desayuno, en EL DESAYUNO.